Toledo, Sótanos romanos de la Delegación de Hacienda (2 de 2)

13 votes
Fatta il 11/03/2010
La Delegación de Hacienda en Toledo alberga en sus sótanos lo que los arqueólogos han interpretado como un 'Piscinae Limariae' o decantador, que servía en la cultura romana para limpiar de impurezas el agua destinada al consumo de las ciudades, y que, tendría una estructura similar al dispositivo que conecta, en Roma, con las termas de Agripa.

El descubrimiento tuvo lugar en 1612, según recoge el historiador Julio Porres, con ocasión de la construcción del actual edificio por parte de la Compañía de Jesús para ser utilizado como sede de su Casa Profesa, proyecto que supuso, además, una remodelación urbanística de la zona. De ese momento se guardan referencias del hallazgo de unas bóvedas de origen romano, en las que se documentó también un fragmento de una estatua de mármol, así como restos de material cerámico pertenecientes a ese periodo.

La entidad arquitectónica y estructural de los restos impidió su destrucción entonces, dada la falta de medios y maquinaria. Por ello, los arquitectos de la Casa Profesa debieron decidir su conservación e integración parcial dentro de la estructura del edificio, levantando una serie de muros de mampostería, bóvedas de ladrillo y rellenos de fábrica, sobre los que se colocaron diversas crujías del nuevo edificio, así como la nueva línea de fachada. Este último caso es perfectamente visible en el cierre de mampostería localizado en la zona septentrional de una de las estancias abovedadas, reforzada (macizada) con diversos materiales para servir como cimentación del muro de fachada. Pero la mayor parte de las estructuras y estancias quedaron ocultas bajo el trazado de la calle Alfonso X El Sabio, afectadas por el nuevo trazado de la vía.

Durante bastante tiempo, los restos arqueológicos y arquitectónicos pasaron al olvido. El edificio bajo el que se encontraban pasó a ser Colegio de San Eugenio y San Ildefonso, sede del Santo oficio de la Inquisición, así como cuartel de Policía. Pero en 1836 se desamortizó y en él se instaló la Delegación de Hacienda. En 1918 hubo un «redescubrimiento», cuando el arquitecto Álvaro González Sanz realizó una planta y secciones de los restos, que fueron utilizados como trastero del edificio. La construcción volvió a sufrir reformas y cambios de uso y en 1921 hubo un devastador incendio y durante la Guerra Civil se utilizó como refugio antiaéreo. Se remodeló para acoger en 1942 la sede definitiva de la Delegación de la Hacienda.

Ya en 1994, el arqueólogo C. Fernández Calvo dirigió un estudio histórico-arqueológico sobre el edificio, en el que recogió una nueva planta y secciones de los restos, interpretando el complejo como una parte de la red pública de aljibes para el abastecimiento de aguas a la ciudad de Toledo durante el periodo romano.

La retirada de este material, permitió conocer el complejo constructivo que se ocultaba bajo la Delegación de Hacienda, formado por tres galerías abovedadas paralelas que se abren a una nueva galería transversal de mayores dimensiones, las construcciones fueron levantadas sobre la roca madre, fabricándose mediante encofrados de 'opus caementicium', hormigón y 'opus signinum'.

En 2003, el Consorcio de la Ciudad de Toledo decidió intervenir en los restos arqueológicos que ahora, en una segunda fase desarrollada entre 2009 y principios de 2010, han salido a la luz mostrando todo su esplendor.

El proyecto, dirigido por el arquitecto Francisco Jurado Jiménez y el arqueólogo Raúl Arribas Domínguez, se ha apoyado en las intervenciones arqueológicas anteriores, en las termas romanas de la Plaza de Amador de los Ríos y en la literatura que hay acerca de los sótanos de la Delegación de Hacienda de Toledo.

Los técnicos comprobaron que los baños romanos y los sótanos estaban relacionados, formando parte de una única estructura o inmueble que en su momento se configuró como las termas públicas de la ciudad romana de «Toletum» y cuya extensión real sobrepasaba, con creces, la de los espacios que se conocen hasta el momento.

En efecto, los resultados arqueológicos sacan ahora a la luz una nueva serie de estancias calefactadas que conforman «la planta de este monumental complejo termal que, a modo de puzzle, poco a poco se va completando».

Si bien el estado de conservación de las diferentes estructuras arqueológicas y arquitectónicas encontradas es muy dispar -estaban cubiertos por toneladas de escombros-, destaca, por su perfecto estado de conservación, un arco levantado con sillería de granito de similares características constructivas al que existe en el sótano de las termas de Amador de los Ríos.

Este arco es el acceso a una espectacular galería, parcialmente conservada, levantada en «opus caementicium», cuyas características constructivas y disposición permiten identificarla como un nuevo tramo de la galería ya documentada en el sótano. Esto permite también reconstruir su trazado por el subsuelo de esta zona de la ciudad.
Continue reading +
Maggiori informazioni su: http://www.josemariamorenofotografo.net

Latitudine: 39° 51' 30" N, Longitudine: 4° 1' 32" W see »

Luogo: Toledo, Spain

Lascia il tuo commento:

[ * ] = campi obbligatori.
Il tuo nome: *
Il campo posta elettronica è obbligatorio, ma l'indirizzo e-mail non sarà publicato nella pagina Web.
La tua e-mail: *
La tua pagina web:
Il tuo commento: *